Conceptos CES

CONCEPTOS DEL CES

(* Versión original en inglés)

(* Traducción: Bel Caparroz)

Contenidos

  • Intercambios CES
  • Ámbito de los Intercambios
  • Miembros y usuarios
  • Sub-zonas
  • Tasas de la Transacción
  • Cuotas de afiliación
  • Impuestos
  • Balanza comercial
  • Las tasas de conversión
  • Tipos de cuentas
  • Estados de cuenta
  • Compradores y Vendedores
  • Ventas, compras y transacciones.
  • Terminología CES
  • Registro de las transacciones del vendedor
  • Acuerdos Comerciales
  • Límites de crédito y débito
  • Coordinadores del área local

Lo siguiente son algunos de los conceptos que aplica el CES. Se espera que éstos ayuden a los administradores a comprender cómo funciona el CES y en qué se diferencia de otros sistemas de crédito recíproco de comercio como el LETS.

Intercambios CES

Los intercambios son las unidades organizativas del CES. Cada intercambio es una unidad de negociación individual que opera independientemente de otros intercambios. El CES es una red de intercambios individuales en todo el mundo. Lo que las une es el uso del software CES, que permite el intercambio comercial. Cada intercambio tiene su propia base de datos independiente, pero lo que todos comparten es la misma interfaz de software accesible a través de Internet.

Un Intercambio puede funcionar en modo “Independiente” lo cual significa que no tiene vínculos de ningún tipo con otros intercambios. Sin embargo, es más habitual para el Intercambio funcionar en el modo “Sistema Red” lo cual significa que los operadores de una central pueden operar con los de otros Intercambios y son capaces de poner anuncios en las listas de otros Intercambios.

También es posible que el administrador establezca a nivel individual que el titular de una cuenta pueda comerciar con los demás en otros Intercambios.

Ámbito de los Intercambios

Geográfica Vs organizativa

La mayoría de los intercambios CES se basan en la geografía, es decir, que operan en un área local definida como en una comunidad rural, un pueblo, un barrio o una ciudad entera. El CES es esencialmente un sistema basado en la comunidad dirigida a mantener la riqueza creada por sus usuarios en las comunidades en las que viven.

Sin embargo, un cambio puede tener base organizativa y no estar necesariamente vinculados a un área geográfica específica. Algunos ejemplos de Intercambios con base organizativa son:

  • Una asociación de productores orgánicos.
  • Una organización de profesionales de salud natural.
  • Un colectivo de promotores de “Open-source softwares” de todo el mundo.
  • Creyentes de una fe particular.

Miembros y usuarios

El CES es un nuevo sistema monetario, no un club u organización. Por lo tanto, aquéllos que quieran utilizar el CES son usuarios y no miembros. Los nuevos usuarios NO se unen al CES, se registran para usar el sistema y están ahí para toda la vida, tal como lo son en el sistema monetario oficial. Estamos “registrados” para usar el sistema monetario oficial cuando nuestros padres registran nuestro nacimiento y no somos considerados como miembros de un club cuando usamos ese sistema monetario.

Los usuarios pueden, por supuesto, cancelar el registro del CES si quieren, pero como no hay requisitos de renovación no se les expulsa automáticamente después de un período de tiempo.

Otros términos que pueden ser utilizados por los usuarios del CES, dependiendo del contexto, son: comerciantes, titulares de la cuenta, compradores y vendedores, participantes.

Sub-zonas

Una sub-área es una subdivisión de un Intercambio, que por lo general es una subdivisión geográfica, pero también podría ser una subdivisión de una organización o empresa.

Sub-áreas geográficas

Una sub-área geográfica es un área de 5 km de radio con los que los habitantes de la zona de identifican. Podría ser un pequeño pueblo, pero en un contexto urbano más amplio a menudo es un área que está físicamente definida por las características geográficas o de origen humano como ríos, montañas, zonas verdes, vías de ferrocarril, autopistas y/o límites urbanos.

Los usuarios se identifican con la zona, ya sea porque tiene un nombre que comparten o porque el área tiene un carácter distinto de otras zonas adyacentes. Sobre todo, es la zona en la que es más posible comerciar.

Sub-áreas organizativas

Una organización o empresa que haya creado un Sistema de Intercambio para sus miembros/empleados también puede definir sub-zonas. Éstas pueden ser definidas en términos de las propias subdivisiones o sucursales de la organización y pueden tener o no una referencia geográfica.

Tasas de la Transacción

El CES viene con un sistema de tasas incorporado que puede utilizarse opcionalmente. Se trata de un sistema de tasas sobre las transacciones que deduce un pequeño porcentaje de cada transacción efectuada. El impuesto se deduce tanto de los vendedores como de los compradores y se acumula en una cuenta especial de “tesoro”. Los impuestos pueden ser devueltos al sistema por la Administración cuando y como sea necesario. Ninguna otra cuenta puede recibir directamente las tasas.

Las tasas son una fuente de ingresos para la Administración por lo que pueden ser consideradas como una especie de impuestos. Es mejor verlos, sin embargo, como un sistema de cuotas de uso o servicio. Cualquier Sistema de Intercambios necesita ingresos para funcionar y ésta es la mejor forma de hacerlo.

Muchos de los nuevos Sistemas de Intercambio sienten que todavía necesitan un suministro de dinero oficial para gastos funcionales sólo porque normalmente es mejor contratar para el Intercambio a proveedores de servicios que se suelen comprar con dinero oficial. Esa vía de dependencia al sistema monetario oficial se reduce y la sensación de que el nuevo sistema monetario es secundario al oficial es eliminado.

Cuotas de afiliación

Ya que el CES es un sistema monetario nuevo y no un club, el cobro de “cuotas” no se recomienda. Muchos grupos ex LETS que se han unido a la red del CES siguen sobrando cuotas o suscripciones para cubrir los gastos de funcionamiento.

Si bien, es legítimo cobrar el dinero convencional donde se hayan generado gastos en ese tipo de moneda, si se hace tiene una serie de consecuencias negativas, especialmente cuando se trata de cuotas de afiliación.

En primer lugar, las cuotas de afiliación implican que los pagadores se convierten en miembros de una especie de organización y cuando no se paga supone la exclusión de la organización o el término de la afiliación.

Las cuotas, por lo tanto, hacen que la organización sea exclusiva. Los que no pueden pagar los honorarios no pueden tener ventajas de los servicios ofrecidos por el sistema de comercio.

La exclusividad crea un sentimiento de “club” en el que los miembros sienten que forman parte de un grupo cerrado sobre la base de haber pagado una cierta cantidad de dinero. Al no pagar sus cuotas son excluidos automáticamente, dejando un legado de comercio que puede afectar al resto del grupo.

Un Sistema de Intercambio organizado como un club también requiere toda la parafernalia de clubes: una constitución, comisiones, juntas generales, reglas, colección de cuotas…etc. Estas actividades requieren mucho tiempo y esfuerzo y no son realmente necesarias para el éxito comercial.

Impuestos

El CES no está diseñado como una evasión de impuestos. La web del CES no es más que una plataforma para facilitar el comercio recíproco, sin recurrir al trueque o la moneda oficial.

El CES no es responsable del cálculo, la recolección o el reporte de impuestos. Corresponde a los usuarios decidir lo que quieren declarar a las autoridades tributarias.

Visto desde otro ángulo, el comercio del CES no implica el uso del “curso legal” que es cómo el dinero se define en la mayoría de los códigos legales. En términos de derecho convencional, el CES está formado por personas que se hacen favores entre sí y por tanto favorece los cambios sin “dinero en las manos”. Los créditos y débitos registrados después de cada transacción entre participantes no son más que el registro de “puntos” de mantenimiento de lo que pasó y por lo tanto no está sujeta a impuestos.

Otra cosa es que los usuarios del CES quieran pagar impuestos, pero tendría que ser en moneda CES. En otras palabras, el Estado se convertiría en un usuario CES y aceptaría la imposición en créditos CES. Los ingresos fiscales podrían ser gastados en la comunidad mediante la compra de bienes y servicios de la comunidad. Por eso es sin duda mejor no recibir nada a cambio de la prestación de servicios en el caso de aquellos que no puedan pagar.

Balanza comercial

Como Sistemas de Intercambio CES se puede comerciar entre sí. Cada Intercambio tiene una balanza comercial en relación con otras bolsas. Al igual que los usuarios en relación a sus intercambios particulares, algunos Sistemas de Intercambio pueden estar en crédito o débito. Los administradores tienen que vigilar su balanza comercial y tratar de forma correcta el comercio a distancia si el saldo de crédito o débito sobrepasa demasiado tiempo el equilibrio (cero).

Las tasas de conversión

La mayoría de los Sistemas de Intercambio CES basan el valor de su moneda en sus monedas oficiales locales. Como tal, el valor difiere de un país a otro. Para que el comercio internacional tenga lugar y para que los comerciantes puedan dar sentido a los precios en otros países, el CES aplica tasas de conversión entre las distintas monedas.

Estas tasas de conversión se basan en los tipos de cambio del mercado monetario de las monedas oficiales aunque se han ajustado para hacer que los tipos en los países de “mercado emergente” sean más realistas. Además las tasas de conversión del CES no están sujetas a las fluctuaciones periódicas de las tasas del mercado monetario.

La tasa de conversión apropiada se aplica automáticamente cada vez que una transacción se lleva a cabo entre dos Sistemas que tienen monedas diferentes. La web también muestra todos los tipos de cambio y además proporciona una calculadora de conversión de tasas.

Tipos de cuentas

El CES tiene seis tipos de cuentas, a menudo referidas a los “tipos de afiliación”: individual, compartido, organización, empresa, público y administrador.

La mayoría de los usuarios CES tienen cuentas individuales. Dichas cuentas está a nombre de una sola persona y esa persona se hace responsable de la cuenta.

Las cuentas Compartidas son las cuentas conjuntas utilizadas por un número de personas, por lo general los miembros de una familia. Por lo general una cuenta compartida tiene el nombre de un par de miembros, aunque podría ser en el nombre de la familia o en el nombre de una persona de la familia. El CES no define familia, pero las personas nombradas en el perfil de la cuenta son colectivamente responsables de la cuenta.

La cuenta Organización es para Organizaciones. El CES no define Organización, pero se trata de cualquier colectivo si ánimo de lucro, que no proporciona productos a la venta y que está esencialmente orientado al servicio. La cuenta está a nombre de la Organización con una persona de contacto. El “gestor” de la Organización es considerado responsable de la cuenta.

La cuenta Empresa es para empresas. El CES no define empresa, pero se trata de una entidad que esencialmente tiene ánimo de lucro y explícitamente suministra productos y/o servicios a la venta. La cuenta está a nombre de la empresa con el nombre de una persona de contacto.

Las cuentas Públicas son como las cuentas Organización, salvo que los movimientos completos de la cuenta son visibles para los usuarios. Las cuentas públicas son para entidades que tiene que operar de forma transparente. Por lo general estas cuentas están relacionadas con la cuenta de administración (por ejemplo, una cuenta de mercado) y muestran sus declaraciones de manera que los usuarios pueden estar seguros de que el “dinero público” no está siendo mal gastado.

La cuenta Administrador es un tipo de cuenta especial que por lo general sólo se aplica a la cuenta de administración. Éste es siempre un número de cuenta “0000”. La cuenta de este “número cero” es diferente de todas las demás cuentas con la que se da al administrador del Intercambio acceso para administrar el sistema. También es una cuenta pública (véase más arriba).

Estados de cuenta

Las cuentas pueden estar en cuatro estados:

  1. Active =Activo
  2. Hidden =Oculto (latente, inactivo, en espera)
  3. Closed = Cerrado
  4. Locked = Bloqueado.

Activo es el estado normal de la cuenta de todos los usuarios activos.

Las cuentas Ocultas (también conocidas como cuentas Latentes, Inactivas o En Espera) están a todos los efectos fuera del Sistema. Una cuenta oculta no puede ser vista por otros usuarios y está inhabilitada hasta que el propietario la muestre. Sin embargo, simplemente marcando la cuenta “Unhidden” (Activo) se recupera la funcionalidad completa. Las cuentas pueden ser Ocultas tanto por el administrador como por el titular de la cuenta. Normalmente las cuentas se ocultan cuando el propietario quiere dejar de operar durante un tiempo y dejar de recibir correos electrónicos del sistema (por ejemplo, si se van a extranjero unos meses).

Una cuenta Cerrada está completamente desactivada. Cuando el administrador intenta eliminar una cuenta, se eliminará si no hay ningún registro de comercio asociado a la cuenta. Si existe un registro de comercio, la cuenta será cerrada, ya que el registro de comercio debe permanecer allí para siempre. Este tipo de cuenta no puede ser “reciclada” (ej. Darla a otro usuario) porque el usuario heredaría el registro de negociaciones del dueño anterior. La acción del cierre elimina todos los datos del dueño anterior, y borra todas las ofertas, demandas, anuncios y cualquier otro “residuo” asociado a la cuenta. Los datos del titular anterior se guardan en el registro, sin embargo, esto es sólo como referencia histórica ya que se cambia la contraseña para que no se pueda acceder.

Una cuenta Bloqueada es la que tiene desactivada la función de adeudar. Esto significa que el titular de la cuenta no puede comprar nada ya que el vendedor no será capaz de cargar a la cuenta. Una cuenta suele bloquearse cuando el propietario vulnere gravemente los términos y condiciones del Intercambio (por ejemplo, las infracciones serias de su límite de débito o cuando solo compra y no ofrece). Sólo el administrador puede bloquear/desbloquear una cuenta. Una cuenta bloqueada es diferente a una cuenta activa. Para transgresiones muy graves una cuenta puede ser Ocultada por el administrador y cambiar la contraseña para que no se pueda acceder.

Compradores y Vendedores

Como en un sistema de comercio, la relación primaria entre los usuarios del CES es de compradores y vendedores. Un usuario es vendedor si está vendiendo algo, si se trata de bienes o servicios. Un comprador es comprador si hay algo que se compra, adquiere o recibe. Otros términos para los compradores y vendedores son: productores y consumidores, comerciantes y compradores, proveedores y clientes, patrones, pacientes…etc.

Lo que distingue a un vendedor de un comprador en CES es que después de que una transacción haya tenido lugar, el registro del comercio acredita la cuenta del vendedor (que sube) y carga la cuenta del comprador (que baja).

Ventas, compras y transacciones

Siguiendo lo comentado anteriormente, una venta es una acción realizada por una parte que suministra (vendedor) y una parte que recibe (comprador) y se registra como un crédito para la parte proveedora. Una compra es la recepción de las consecuencias de la acción del proveedor y se registra como un débito por la parte receptora. Una transacción es un registro en la base de datos que enlaza a comprador y vendedor y que registra la cantidad (precio) y la descripción de lo que estaba previsto y lo que se ha recibido. Más sencillo aún, una transacción tiene lugar cuando el comprador recibe algo de un vendedor y se registra en la base de datos.

Las compras y ventas, por lo tanto, tienen siempre dos componentes: un componente de acción en la que algo se proporciona/recibe y un componente de grabación donde uno cobra y el otro adeuda. Cualquier acción que no tenga componente de grabación no es una transacción.

Terminología CES

Como el concepto de dinero en los sistemas de crédito recíprocos tales como LETS o CES es muy diferente al concepto de dinero en los sistemas monetarios convencionales, se deduce que la terminología que empleamos en torno al dinero es también diferente. Prácticamente todos los términos que utilizamos adquieren un significado diferente en el contexto CES. Podríamos inventar nuevos términos, pero es más fácil usar términos ya conocidos aunque evitando el uso de los mismos sin pensar y entendiendo su significado en el contexto CES. Algunos términos adquieren nuevos significados, mientras que otros se pueden eliminar ya que carecen de sentido.

Tomando como ejemplo la palabra “pago”. Como las transacciones en el CES se registran en el sistema, nada se transfiere del comprador al vendedor. El comprador por lo tanto no “paga” al vendedor ya que el término “pago” es redundante en la terminología CES. Es mejor utilizar “débito” y “crédito” en lugar de “pago” y “recibo”.

Como el “dinero” CES es sólo el componente numérico de un registro de comercio en una base de datos, el número es una medida de valor transferida en lugar de la cantidad de algo que se da a cambio. El nombre de la moneda especial de un Intercambio es por lo tanto el nombre de un sistema de medida y no el nombre de algo que existe o se trata como algo que existe. Es como un kilo o un kilómetro. Estas unidades no tienen valor en sí mismos sino que se utilizan para medir la cantidad de alguna otra cosa.

El “dinero” CES no es por tanto algo que se transfiere o intercambia por bienes o servicios recibidos. No hay un medio de cambio en el CES. Sólo los bienes y servicios que se proporcionan y la acción que es de un solo sentido: del vendedor al comprador. El “dinero” CES es puramente un registro del valor transferido o dado por el vendedor al comprador. El débito registrado para el comprador representa el compromiso del comprador con la comunidad de Intercambio o lo que el comprador debe a la comunidad por lo que él o ella haya recibido.

Los términos de “comprar” y “vender” deben ser entendidos de manera diferente a la forma en la que se entiende convencionalmente. “Comprar” significa recibir algo y “vender” significa ofrecer algo. No hay intercambio de servicios/bienes por dinero, sólo un registro retrospectivo de lo que fue transferido. Un comercio no es por tanto un cambio de valores, sino más bien un intercambio de una obligación – “una promesa de venta”- para los bienes y servicios recibidos.

Registro de las transacciones del vendedor

En el CES, es el vendedor el que registra las operaciones, no el comprador. Esto puede parecer contra-intuitivo al principio, pero si lo piensas bien, es la única manera en que puede funcionar.

Cuando las ventas tienen lugar los compradores no dan nada a los vendedores ni están obligados a ellos de ninguna manera. En otras palabras, el comprador no “paga” o debe nada al vendedor en el sentido convencional. El “pago” se hace posteriormente por el comprador que entrega algo a cualquier otra persona de la comunidad. Un comprador con un saldo positivo indica que el comprador ya ha pagado por la compra mediante la entrega de algo a otra persona en un momento anterior.

La entrada del vendedor en la transacción es también un reconocimiento de que el CES no es un sistema de trueque donde la relación comercial es directa entre compradores y vendedores. Todas las transacciones son indirectas en las que “pagamos” por lo que recibimos, hacemos o damos a los demás.

El comercio a través del CES es similar a la negociación con una tarjeta de crédito o débito en la economía convencional. Cuando usted presenta la comida en la caja del supermercado, es el supermercado (el vendedor) quien registra la transacción. Su crédito o débito no es el dinero, sino la identificación. Al pasar la tarjeta de débito por la cuenta, se carga a la cuenta del supermercado. Imagínese si fuese al revés: usted /el comprador) tomara sus alimentos en casa y el supermercado tuviera que esperar para que usted ingresara la transacción a través de su cuenta bancaria online. Eso nunca funcionaría y el supermercado tendría que emplear a un ejército de cobradores de morosos persiguiendo a los clientes a registrar sus transacciones.

Cuando usted deposita un cheque en el banco, lo está haciendo como vendedor. El cajero marca la cantidad en el ordenador, que abona en su cuenta y carga en la del comprador. El cheque no es dinero, es sólo una orden al banco autorizando el débito en la cuenta del comprador y el ingreso en la suya. Los justificantes comerciales del CES realizan la misma acción cuando son entregados (por usted como vendedor) al administrador o coordinador, quien ingresa la información en el ordenador a su nombre.

Como no hay medio de cambio en el CES, lo que tiene que ocurrir después de que una venta haya tenido lugar es que se debe hacer el registro de la misma. Hay tres partes que podrían entrar en los detalles: el comprador, el vendedor o un tercero, y el administrador.

Si el comprador tuviera que registrar los detalles probablemente nunca se ingresarían, ya que no está en los intereses del comprador cargar en su cuenta. Los vendedores tendrían que recordar a sus compradores el registro de las transacciones y después de un tiempo que incluso se podría llegar a olvidarse, dando lugar a cantidades robadas por parte del comprador. El registro tardío de la transacción por parte de los compradores se traduciría en una gran frustración para los vendedores. Si los compradores registraran las transacciones de los vendedores también tendrían que enviar las facturas a sus compradores, creando un paso adicional que no es realmente necesario.

Si el vendedor lo hace, registra la operación lo más rápidamente posible por su propio interés, abonándolo en su cuenta. Si el vendedor no lo hace, entonces sólo es el vendedor el que tiene la culpa. Incluso si el comprador se beneficia de no tener su cuenta de adeudo, el comprador no puede ser acusado de robo. No hay necesidad de que el vendedor envíe una factura al comprador, a menos que un precio firme no pudiese darse antes de la entrega de los bienes o servicios. Cuando el comprador aprueba o suscribe la entrega el vendedor puede registrar la transacción y no hay ninguna necesidad de cualquier otra correspondencia. Se elimina una enorme cantidad de tiempo y esfuerzo que al no tener que emitir facturas. Esto acelera el ajuste de cuentas, elimina la frustración y la necesidad de perseguir a los deudores.

En los bancos de la economía convencional no estaría permitido que los vendedores se abonaran a sí mismos, ya que el sistema bancario convencional suele estar abierto a la deshonestidad, el fraude y la corrupción. En el CES, por otro lado, la falta de honradez es mucho más difícil de lo que es posible por tanto los vendedores pueden acreditar directamente en sus cuentas. Es también un testimonio de la confianza inherente en las operaciones de CES.

Cuando los vendedores se acreditan en sus propias cuentas las relaciones comerciales en muchos casos se revolucionan. En el sistema monetario convencional, por ejemplo, los empleados dependen de sus empleadores para sus sueldos o salarios. Esto da a los empleadores gran poder sobre sus empleados. En la situación de empleador / empleado, el empleador es en realidad el comprador y el empleado es el vendedor. En el CES los empleados son capaces de dar crédito a sus propias cuentas, según un acuerdo establecido entre los dos en cuanto a la cantidad y la fecha en que se va a producir la transacción. Esto cambia radicalmente la relación entre los empleados y sus empleadores, ya los primeros no están en deuda con estos últimos. Siempre que hayan dado sus servicios según el acuerdo entre los dos, los vendedores pueden acreditar con independencia de la posición del empleador. Los empleados en el CES son fortalecidos en gran medida en relación con sus empleadores y capaces de ver lo que su empleador está ganando a costa de ellos.

Acuerdos Comerciales

Como las cuentas de los compradores se debitan por los vendedores, los compradores deben establecer acuerdos con respecto a los vendedores cuando sus cuentas son cargadas si sienten que podría surgir un conflicto sobre el importe adeudado o que pudiese haber insatisfacción con los productos o servicios prestados.

Cuando las compras son pequeñas, los compradores en la mayoría de los casos no requieren de un acuerdo con los vendedores. La aceptación de los bienes o servicios por el comprador suele ser suficiente autorización para que el vendedor cargue en la cuenta del comprador.

Cuando las compras son más grandes, no es una buena práctica para los compradores a los vendedores que permitan cargar en sus cuentas sin autorización. Los compradores deben establecer acuerdos con los vendedores antes de que la venta se lleve a cabo. Un acuerdo debería considerar qué cantidad se deducirá después de la entrega y lo que constituye la autorización para que el vendedor cargue en la cuenta del comprador. En muchos casos no es posible para los vendedores dar un precio firme, especialmente en la prestación de servicios a una tarifa horaria (por ejemplo, trabajo de construcción, reparaciones mecánicas). En tales casos, los comerciantes deben acordar qué pasará si el precio es demasiado alto o qué hacer si se comprueba que el precio va más allá de las expectativas. El acuerdo también debe indicar cómo el comprador autoriza al vendedor a entrar en el comercio (es decir, cargo en la cuenta del comprador). Además, debería considerar cómo las partes de la transacción se resolverán en caso de disputa o si el comprador no está satisfecho con el producto o servicio.

El acuerdo puede ser verbal o escrito. La web del CES ofrece varias herramientas para facilitar los acuerdos. La aplicación de las facturas permite que el vendedor envíe al comprador una factura que indique el precio de los bienes o servicios prestados. Si el comprador está de acuerdo con el precio y satisfecho con lo que ha sido recibido, un recibo de comercio electrónico o en papel deben enviarse al vendedor. Este es el reconocimiento por parte del comprador de lo recibido, muestra de satisfacción y de señal al vendedor que el comercio puede ser ingresado. El vendedor no debe registrar la transacción hasta que la factura haya sido recibida.

Límites de crédito y débito

Por defecto, los límites de crédito y de débito se pueden configurar por el administrador. Esto significa que cada nueva cuenta se crea con los límites predeterminados. Los límites también se pueden configurar para cualquier cuenta particular. Los grandes comerciantes ​​pueden requerir límites más altos, mientras que los comerciantes con adeudos excesivos pueden tener sus límites más bajos.
Los límites de crédito y débito no afectan al funcionamiento de las cuentas de ninguna manera. Corresponde a los demás operadores y al administrador supervisar a los usuarios que tienen un débito excesivo y saldos acreedores. Aquellos que estén por encima de los límites serán registrados en la web, y se pedirá al titular de la cuenta que muestre cualquier transacción si el límite ha sido sobrepasado.

Coordinadores del área local

Los usuarios confían en que los coordinadores del área local disponen de la capacidad para gestionar las cuentas de otros sin necesidad de conocer la contraseña. En cierto sentido, funcionan como “sucursales de banco” para aquellos que no tienen ordenadores y los que no quieren manejar sus propias cuentas.

Son de “área local” porque el objetivo es tener al menos un coordinador en cada sub-zona para dar servicio a aquellos que no tienen acceso directo a un ordenador.

El administrador otorga el estado de coordinador a los usuarios simplemente marcándolos como tales en los perfiles de sus cuentas. Los coordinadores tienen acceso a una interfaz especial de coordinación a través de sus cuentas normales. Se trata de una interfaz administrativa que les proporciona todas las herramientas que necesitan para administrar las cuentas de los demás. Son capaces de entrar en las transacciones, las ofertas, las demandas, los anuncios y realizar otras acciones como la impresión de los estados de cuenta o las listas de ofertas y demandas. La interfaz también les da acceso a una variedad de formularios que se pueden imprimir para aquellos que prefieren tratar con papel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *